Fuente: FIDH (Federación Internacional de Derechos Humanos)

Descargue el comunicado en el siguiente enlace.

Organizaciones internacionales saludan la iniciativa del Ombudsman del Banco Mundial de auditar un proyecto de inversión de la Corporación Financiera Internacional debido a presuntas violaciones de derechos humanos contra comunidades campesinas en el valle del Bajo Aguán, Honduras, y exigen detener el proyecto de inmediato.

Las organizaciones internacionales de derechos humanos y redes de la sociedad civil firmantes saludamos la iniciativa del Compliance Advisor Ombudsman (CAO) de auditar la inversión de 30 millones de dólares de la Corporación Financiera Internacional (CFI), en la Corporación Dinant de Honduras, para apoyar la expansión de plantación de palma aceitera en el valle de Aguán. La auditoria se generó debido a que comunidades afectadas y organizaciones de derechos humanos denunciaran violaciones de derechos humanos, alegando que el cliente de la CFI pudo haber llevado a cabo, facilitado o apoyado los desalojos forzosos de campesinos en el Valle del Aguán con la aplicación inapropiada de violencia por las fuerzas de seguridad públicas y privadas bajo el control o la influencia de Dinant.1 Entre el 27 de febrero y 8 de marzo de 2013, un grupo de expertos de la CAO se reune en Washington DC, para estudiar el caso.2