Archivo de la categoría: Uncategorized

¿En qué va el fracking en Colombia y el mundo?

Fuente: Esta es una versión actualizada del artículo publicado en Razón Pública en este ENLACE.

herrera_bernal_fracking_protestas_ny.jpg

Una tecnología que revolucionó los mercados globales y que también llegó a Colombia. Y sin embargo, el Estado no debió permitirla mientras no se descarte el riesgo de daños graves a la salud y el ambiente. Así lo han hecho muchos países*.

Héctor Herrera Santoyo @HectorH2_O** – Milena Bernal***

Una técnica distinta

El fracking, o fracturamiento hidráulico, es una técnica para la extracción de hidrocarburos  que empezó a utilizarse en yacimientos convencionales de Estados Unidos en 1947, y en yacimientos no convencionales en 1977. Gracias a esta técnica ese país se ha convertido en el mayor extractor de hidrocarburos del mundo.

La forma más controversial del fracking se aplica en las capas de lutitas del subsuelo, conocidas en inglés como shale. En estas capas los hidrocarburos son más difíciles de extraer debido a su baja porosidad y permeabilidad. El fracking de lutitas requiere una perforación vertical de varios kilómetros, que se aísla mediante un tubo de acero revestido de cemento, por donde después saldrá el petróleo o el gas. Cuando la perforación vertical llega a su punto más profundo, se torna horizontal y atraviesa varios kilómetros de las formaciones de lutitas, donde los hidrocarburos están atrapados. Una vez hecha la perforación se procede a  inyectar a muy alta presión, una mezcla de agua y arena (99 por ciento) junto con químicos tóxicos (1 por ciento), lo cual fractura las capas de lutitas y libera los hidrocarburos.

tecnica.jpg

Medio ambiente y salud publica

fracking_desechos_fracking

Residuos contaminados producto del fracking son arrojados a un pozo sin aislante en California. Foto: Faces of Fracking

El fracking ha despertado intensos debates por sus posibles impactos sobre el medio ambiente y sobre la salud pública. Por eso tanto organizaciones ambientalistas como asociaciones petroleras, autoridades gubernamentales y universidades han adelantado numerosas investigaciones acerca de esta práctica.

En 2014 el Consejo Canadiense de Academias de la Ciencia publicó un informe sobre sus impactos ambientales, y en octubre de este año la Sociedad de Profesionales de la Salud de Nueva York publicó un compendio exhaustivo de los efectos y riesgos del fracking para la salud pública.

Gracias a esta técnica ese país se ha convertido en el mayor extractor de hidrocarburos del mundo.

El principal riesgo consiste en que el fracking podría afectar fuentes superficiales y subterráneas de agua, pues esta técnica requiere una gran cantidad de ella, especialmente en su fase inicial, cuando la mezcla se inyecta para fracturar las capas de lutitas. Parte del agua inyectada vuelve  a la superficie, donde debe tratarse y almacenarse para evitar que contamine cuerpos de agua superficiales. Igualmente, los pozos de fracking atraviesan reservorios subterráneos de agua (acuíferos), y si eventualmente se dan filtraciones del pozo, estos reservorios podrían quedar contaminados. En un video reciente, una mujer argumenta ante el Departamento de Protección Ambiental de Pennsylvania que su agua fue contaminada por actividades de fracking aledañas.

Por otra parte, en junio de 2015 la revista Science publicó evidencias de la relación entre la inyección hidráulica en pozos y una actividad sísmica por encima de los niveles habituales.

Fracking y cambio climático

Según algunos investigadores, el gas metano o natural (CH4) produce menos dióxido de carbono (CO2) al quemarse y tiene mayor eficiencia energética que otros combustibles fósiles. Por esto consideran al gas natural como la opción “menos mala” y como un “combustible puente” hacia una matriz energética basada en combustibles renovables.

Dado que la aplicación del fracking aumenta considerablemente las reservas de gas natural, ya se oyen voces que consideran esta técnica como una estrategia adecuada contra el cambio climático. Pero Anthony Ingraffea, profesor de la universidad de Cornell, ha documentado casos de metano fugitivo (metano filtrado a la atmósfera desde pozos de fracking); este fenómeno es de especial gravedad porque el metano es un gas con un impacto de cambio climático 25 veces superior al del dióxido de carbono, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. En consecuencia hay que zanjar este debate científico antes de adoptar decisiones en las actuales negociaciones sobre cambio climático.

Prohibiciones y moratorias

Preocupados por la protección del ambiente y la salud pública, varios Estados han prohibido de plano o han declarado la moratoria del fracking. El cuadro siguiente describe algunos ejemplos.

Prohibiciones y moratorias de fracking en el mundo
Francia Prohibición en 2011 mediante la ley 2011-835 ; en 2013 el Tribunal Constitucional ratificó esta ley (Decisión 2013-346).
Estado Nueva York, Estados Unidos Prohibición en 2015, con fundamento en el estudio adelantado por el Departamento de Salud Pública de Nueva York.
Argentina Más de 30 municipios han expedido ordenanzas de prohibición o moratoria.
Bulgaria Prohibición del 18 de enero de 2012: en consecuencia el gobierno revocó un permiso de gas de esquisto a la empresa Chevron.
Escocia Moratoria indefinida declarada en enero de 2015.
Holanda Moratoria declarada en 2015.
Estado de Maryland, Estados Unidos Moratoria en la formación “Marcellus”.
Quebec, Canadá Moratoria declarada en 2011.

Por fuera de Estados Unidos, el mayor sitio de explotación de fracking se encuentra en Vaca Muerta, Provincia de Neuquén, Argentina También existen varios grandes bloques con permiso para fracking en México y en Brasil.

La siguiente infografía de la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking resume los impactos y resistencias ante esta técnica.

fracking_LATAM

En Colombia

La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) ya ha otorgado permiso para el uso de fracking en seis bloques de hidrocarburos no convencionales en el Magdalena Medio, y expresó públicamente su interés de promover esta técnica para disminuir la dependencia de yacimientos convencionales.

Bloque Proceso competitivo Estado
CAT 3 (E&P) Ronda Colombia (RC) 2012 Fase 1 – En Ejecución
VMM 5 (E&P) RC 2012 Fase 1 – En Ejecución
VMM 16 (E&P) RC 2012 Fases 1 y 2 Unificadas – En Ejecución
VMM 29 (E&P) RC 2012 Fase 1 – En Ejecución
COR 62 (E&P) RC 2012 Fase 1 – En Ejecución
VMM 9 (E&P) RC 2014 Fase 1 – En Ejecución

mapa bloques fracking - Colombia

Sin embargo para el manejo de estos sitios sería  necesario que las autoridades ambientales y del sector petrolero estén bien coordinadas y garanticen que los bloques de hidrocarburos no convencionales no se superpongan con áreas de especial protección ambiental, como parques naturales, reservas forestales, páramos o cuencas hídricas abastecedoras.

Igualmente, el gobierno deberá garantizar el derecho a la consulta previa si uno de estos bloques afecta un territorio colectivo de grupos étnicos.

Mediante Resolución 180742 de 2012, el Ministerio de Minas y Energía estableció los procedimientos para la exploración y explotación de yacimientos no convencionales, incluido el fracking.  Asimismo, mediante el Decreto 3004 de 2013 este Ministerio ordenó expedir las normas técnicas y procedimientos en materia de fracking y yacimientos no convencionales, las cuales se publicaron en la Resolución 90341 de marzo de 2013.

El Decreto 3004 define como yacimiento no convencional “la formación rocosa con baja permeabilidad primaria a la que se debe realizar estimulación para mejorar las condiciones de movilidad y recobro de hidrocarburos”. Según el mismo decreto estos yacimientos incluyen “gas y petróleo en arenas y carbonatos apretados, gas metano asociado a mantos de carbón (CBM), gas y petróleo de lutitas (shale), hidratos de metano y arenas bituminosas”.

El fracking ha despertado intensos debates por sus posibles impactos sobre el medio ambiente y sobre la salud pública. 

Tanto el gobierno como el presidente de Ecopetrol Juan Carlos Echeverry le han dado su apoyo al fracking. Este último dijo que “no podemos darnos el lujo de no hacer fracking”. Por su parte el ministro de Minas y Energía aseguró que las ganancias del fracking servirán para financiar parte de la paz y el postconflicto.

Principio de precaución

Otro debate alrededor del fracking en Colombia se refiere a si debe declararse la moratoria en virtud del principio de precaución.

Este principio consta de dos elementos: la posibilidad de un daño ambiental grave e irreversible, y la falta de certeza científica absoluta sobre el carácter  inocuo de la actividad en cuestión. Cuando estos dos elementos concurren el Estado  debe adoptar medidas eficaces  para impedir la degradación del ambiente.

En el ordenamiento jurídico colombiano el principio de precaución es obligatorio (Ley 99 de 1993, Sentencia T-299 de 2008 de la Corte Constitucional, Convenio de Diversidad Biológica y Convención Marco de Cambio Climático).

Como dijimos arriba, ya hay evidencia científica suficiente para concluir que el fracking podría ocasionar un daño ambiental grave e irreversible, y los estudios disponibles no han comprobado que esta técnica sea inocua para el medio ambiente y la salud pública. Por lo tanto se cumplen ambos elementos del principio de precaución y el Estado colombiano debe adoptar medidas eficaces de protección.

Más precisamente, el Estado debe declarar la moratoria sobre el fracking hasta tener la certeza científica sobre la inocuidad de esta técnica y sobre la capacidad de controlar sus efectos negativos para el ambiente y la salud pública.

*En este sitio web  puede encontrarse una relación completa de los documentos científicos y jurídicos referenciados en este artículo, y documentos adicionales.

**Miembro de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), coordinador de la Red por La Justicia Ambiental, abogado de la Universidad de los Andes y magíster en Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Colombia. @hectorh2_o

***Abogada de la Universidad Católica de Colombia con maestría en Derecho Ambiental de la Universidad Complutense de Madrid, España,  coordinadora del área de cambio climático, comunidades forestales, mecanismos de mitigación y adaptación en la Asociación Ambiente y Sociedad.

Si queremos enfriar el planeta, el fracking debe ser prohibido

Vea esta información en el sitio web de AIDA en este ENLACE.

Fuente: Alianza Latinoamericana Frente al Fracking.

imagenfracking

Pronunciamiento de la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking, ante la COP 21

El reto de la 21 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático es lograr el compromiso efectivo de los países para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a un nivel acorde con los derechos y oportunidades de las presentes y futuras generaciones y la conservación del  ambiente. Lo anterior requiere de políticas y acciones a nivel nacional congruentes con los compromisos asumidos a nivel internacional en materia de cambio climático, de derechos humanos y respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible.  El fracking para la extracción de hidrocarburos  no convencionales es contrario a dichos compromisos y aumentaría los impactos del cambio climático, por lo cual debe  prohibirse. 

Durante el ciclo de extracción, procesamiento, almacenamiento, traslado y distribución de los hidrocarburos no convencionales (HNC), se libera metano que es 87 veces más activo como gas de efecto invernadero que el dióxido de carbono en un margen temporal de 20 años, lo que provoca mayor calentamiento global, cuando lo que debemos hacer es tomar medidas urgentes para su reducción. Debido a las emisiones fugitivas de metano, “en un periodo de 20 años, la huella de gases de efecto invernadero del gas natural de lutitas es peor que la del carbón o la del petróleo”[1].

De continuar moviéndonos bajo la misma concepción de desarrollo basada en la explotación de combustibles fósiles, sin tener en cuenta los derechos y necesidades de las comunidades, será imposible conservar un planeta que no comprometa los bienes naturales y el bienestar de las generaciones presentes y futuras. Los HNC extraídos vía fracking no deben ser considerados como energías de transición ni energías más limpias ya que la emisión de GEI es muy alta, así como los daños y riesgos que generan para el ambiente y la salud de las personas[2].

La experiencia Latinoamericana en torno al fracking

Consideramos que la experiencia de la aplicación del fracking para la extracción de hidrocarburos no convencionales en Latinoamérica puede servir como insumo para la discusión global.  A pesar de las particularidades con las que esta técnica ha avanzado en el continente, en lugares como México, Colombia, Chile, Bolivia y Argentina existen una serie de rasgos comunes.

El fracking está avanzando a ciegas en América Latina. En primer lugar, en las comunidades afectadas por esta técnica no se han respetado derechos humanos fundamentales como: la consulta y el consentimiento previo, libre e informado, el derecho a la participación y control social y el derecho a la información[3]. Los Estados de la región tampoco han aplicado el principio precautorio  con el fin de prohibir esta actividad, considerando los riesgos graves que genera en la salud de las personas y el ambiente, y la incertidumbre sobre el alcance y magnitud de los daños que puede ocasionar. Es grave también la modificación de legislaciones nacionales en función de las demandas corporativas, para abrirle la puerta a la explotación de hidrocarburos no convencionales utilizando fracking. La reforma energética mexicana (2013) y la nueva ley de hidrocarburos argentina (2014) son ejemplos claros de ello.

El fracking en la región se ha desarrollado sin que existan estudios integrales y de largo plazo sobre los riesgos y daños que esta técnica causa en la salud de las personas y el ambiente. Con la excepción de México, los países de la región carecen de estudios propios de reservas de hidrocarburos no convencionales, que puedan verificar las cifras estimadas por la Agencia de Información de Energía de Estados Unidos.

En el continente, el fracking ha avanzado sobre comunidades indígenas, campesinas, barrios urbanos e incluso Áreas Naturales Protegidas. Esto ha ocasionado el desplazamiento de personas, así como de actividades productivas como la ganadería y agricultura, cuya convivencia con esta técnica es imposible[4]. En paralelo, se multiplican las denuncias y daños ocasionados por incendios, derrames, explosiones, acaparamiento de agua, contaminación de agua, aire y tierra por desechos tóxicos, pérdidas de sustancias radioactivas en los pozos, así como por el mal manejo de las aguas de retorno[5].

En Latinoamérica ha crecido el rechazo al fracking. Prueba de esto son las redes nacionales e internacionales de oposición a esta técnica, así como los más de 50 municipios y comunidades que han prohibido el fracking en sus territorios en Argentina, México, Brasil y Uruguay[6] o la suspensión de operaciones de fracking en Brasil y Argentina a partir de acciones judiciales.

Los Estados deben asumir compromisos frente al fracking

En el marco de la COP de París, urgimos a los Estados Parte de la Convención Marco sobre Cambio Climático a la:

Firma de un acuerdo vinculante que reduzca eficaz y oportunamente los Gases de Efecto Invernadero a niveles compatibles con los derechos y oportunidades de las presentes y futuras generaciones y la conservación del  ambiente.

Aplicación del principio precautorio como imperativo legal y ético de acción para encarar situaciones de alto riesgo en un marco de incertidumbre científica, en este caso prohibiendo el  fracking en los países donde se han iniciado estas actividades o existe interés en realizarlas.

Realización de estudios científicos objetivos e independientes sobre los impactos y riesgos del fracking en la salud, el medio ambiente y los procesos productivos, con un horizonte de largo plazo, para garantizar los derechos de las presentes y futuras generaciones. Donde se confirmen impactos, los Estados deben garantizar que las empresas se responsabilicen de los daños ocasionados y, prioritariamente, de la restauración de los ambientes afectados aún en el caso de que su contrato ya haya terminado.

-Fortalecer una política de diversificación energética y de reducción-racionalización del consumo de energía, que contemple el impulso a las energías renovables y desincentive la extracción de combustibles fósiles, siempre atendiendo los principios y derechos relacionados con la transparencia, la participación y el consentimiento previo, libre e informado.

Desde la Alianza Latinoamericana Frente al Fracking alertamos de los riesgos y los daños severos que puede causar la exploración y explotación de HNC en los territorios y poblaciones de nuestros países. El fracking es una técnica experimental y ni gobiernos ni empresas deben realizar experimentos de alto riesgo con la vida, la salud de las personas ni el ambiente.

[1]                     Cfr..  Food and Water Watch “Por qué es urgente prohibir el fracking” Febrero, 2015 http://www.foodandwaterwatch.org/sites/default/files/spanish_urgent_case_ban_fracking_report_feb_2015.pdf  y   Robert Howarth y Anthony Ingraffea, “Should fracking stop?”, en: Nature, 15 de septiembre de 2011, vol. 477, p. 272. http://www2.cce.cornell.edu/naturalgasdev/documents/pdfs/howarth%20nature.pdf

[2]                     Cfr.  Robert Howarth “A bridge to nowhere: methane emissions and the greenhouse gas footprint of natural gas” Abril, 2014 http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/ese3.35/pdf

[3]                     Cfr. Alianza Latinoamericana frente al Fracking; “Avance ciego del fracking en América Latina” (infografía), septiembre de 2015. Ver en: http://www.opsur.org.ar/blog/2015/09/04/mapa-del-fracking-en-america-latina-2/

[4]                     Cfr. OPSur “Alto Valle Perforado” (Ed. Jinete Insomne, 2015)

[5]                     Cfr. Pablo Bertinat et al; “20 Mitos y Realidades del Fracking”; 2014. Ver en: http://www.rosalux.org.ec/attachments/article/819/20_Mitos_LIBRO_FRL_PRINT.pdf

[6] Cfr. Alianza Latinoamericana frente al Fracking, “Avance ciego del fracking en América Latina” (infografía), septiembre de 2015. Ver en: http://www.opsur.org.ar/blog/2015/09/04/mapa-del-fracking-en-america-latina-2/

Declaración desde el Territorio Kumanday frente al Cambio Climático y Caminos hacia el Buen Convivir

Vea el comunicado en pdf en este ENLACE.

kumanday

Reunidos el 17 de noviembre de 2015 en Territorio Kumanday, Manizales, Colombia, personas, colectivos y grupos tejimos pensamientos y palabras en torno a la situación de la crisis climática actual. Reflexionamos acerca de los factores asociados al Cambio Climático, cómo estos afectan nuestra vida cotidiana y compartimos nuestras acciones para afrontar este fenómeno. Fue así como a partir de esta reunión cocreamos la presente Declaración en la que se reflejan las dificultades presentes en el Territorio Kumanday, las alternativas que se vienen construyendo y nuestras pretensiones para caminar hacia un Buen Convivir como opción a la crisis climática.

La crisis climática en el contexto de la crisis civilizatoria

Las inundaciones, los deslizamientos, los ciclones, los huracanes, los tifones, los tsunamis y las sequias son eventos que se han intensificado en las dos últimas décadas como efectosdel cambio climático. Estos eventos vienen afectando la alimentación, la vivienda, el acceso al agua, el ambiente sano, la salud, el trabajo y la vida misma tanto de humanos no humanos .

Nos preguntamos: ¿este cambio climático a qué se debe? Y hemos acertado que el cambio climático que estamos viviendo en la actualidad tiene relación con la crisis civilizatoria generada y acentuada por el paradigma de la civilización occidental.

Decimos crisis civilizatoria, en tanto este paradigma ha sentado las bases de una civilización del Desarrollo, un ‘desarrollo’ que promueve la gran industria, la extracción de bienes naturales a gran escala, la explotación humana, el fomento de guerras por acceso a petróleo, a agua, a bosques, a suelos… y así el paradigma occidental ha cimentado el ‘desarrollo’ en la alteración de los ciclos biogeoquímicos del planeta ocasionando lo que hoy conocemos como intensificación del ‘efecto invernadero’ debido a las altas emisiones de gases de efecto invernadero como dióxido de carbono, metano, óxidos de nitrógeno, clorofluorocarbonos y otros. Todas estas emisiones han sido generadas por las grandes industrias ubicadas en los países que así mismo se hacen llamar ‘desarrollados’.

Si bien el clima de nuestro planeta, de ‘nuestra casa común’, de nuestra ‘pachamama’ cambia constantemente y de forma natural, el accionar de las industrias, de las corporaciones multinacionales, de los países altamente industrializados y extractivistas ha afectado tanto que cada día podemos evidenciar un cambio ambiental global que se expresa en daños ecológicos, daños que generalmente padecen las personas y países del sur global.

De este modo, la crisis climática que enfrentamos no corresponde a un problema técnico sino a un problema social, político y económico en lo que concierne a las dinámicas macro, y a nivel micro. En lo cotidiano la crisis climática corresponde a un asunto cultural, de educación, de saber habitar y saber convivir en ‘nuestra casa común’.

Ante la crisis climática exigimos justicia ambiental y climática.

En este sentido reconocemos que la crisis climática no es una responsabilidad de la humanidad en su conjunto, por el contrario es responsabilidad de quienes sustentan una forma concreta de desarrollo económico, político y social.

Por ello nuestro llamado es a la justicia ambiental y climática, a que los gobernantes, las grandes industrias y las corporaciones multinacionales asuman la deuda climática que tienen con el planeta, a que dejen de emitir gases de efecto invernadero, a que dejen de contaminar y dañar los bienes comunes naturales. Queremos dejar en claro que si bien se vienen fomentando alternativas energéticas, rechazamos las que promuevan el acaparamiento de las aguas, del suelo, de los bosques, de los ecosistemas, el desplazamiento de poblaciones de sus territorios sólo para alimentar la ‘economía verde’, esas son falsas soluciones al cambio climático!!!.

La justicia que exigimos para la COP 21 en Paris, Francia, es una justicia basada en la responsabilidad de estos agentes, para que así compensen el daño hecho, para que cambien sus formas de producción, para que promuevan políticas que reduzcan las vulnerabilidades, para que promuevan acciones de adaptación, de fortalecimiento de la resiliencia, para que respeten los derechos universales de la Madre Tierra.

Nuestras propuestas de Buen Convivir.

Creemos que todxs podemos hacer parte del cambio, podemos cocrearlo!

Los gobiernos, organizaciones, colectivos y persona a nivel local, para nuestro caso los que hacemos parte del Territorio Kumanday (Manizales, Villamaría, Neira y Pensilvania) pueden y podemos asumir las siguientes acciones de Buen Convivir frente al Cambio Climático:

  1. Incluir las zonas de mayor afectación por factores asociados al cambio climático y la variabilidad climática, así como las zonas propicias para acciones de adaptación en los Planes de Ordenamiento Territorial, en las Agendas Ambientales Regionales, en los Planes de Acción Integral y en los Planes de Desarrollo Municipal.
  2. Generar políticas de atención y prevención frente a las poblaciones humanas en riesgo de desplazamiento por factores asociados al cambio climático y la variabilidad climática.
  3. Promover alternativas energéticas que respeten las diversas manifestaciones de la vida. Y a su vez rechazar las centrales hidroeléctricas, los monocultivos de caña y de palma de cera, las centrales eólicas y la geotermia que afectan dinámicas ecosistémicas, pueblos y territorios.
  4. Expropiar o comprar predios de carácter privado como bosques o cuencas en beneficio del bien público.
  5. Incentivar la recolección de aguas lluvias.
  6. Implementar prácticas y políticas para el restablecimiento de las aguas residuales y su buen manejo.
  7. Declarar las aguas como bien público y gratuito.
  8. Implementar la normatividad de regulación y protección los páramos, reservas, cuencas, bosques y ecoparques.
  9. Generar sistemas de siembra integral o permacultura.
  10. Incrementar la siembra de especies de flora nativas fuera de los cánones de la venta de bonos de carbono que fomentan la financiarización de la naturaleza.
  11. Estimular a los campesinos, los sistemas agroecológicos, la seguridad alimentaria rural y urbana.
  12. Aplicar la normatividad que regula la contaminación atmosférica generada por el sector de transporte basado en combustibles fósiles.
  13. Incentivar y promover transportes como la bicicleta.
  14. Comenzar a cambiar hábitos de consumo que impliquen una alta huella ecológica, o que tengan relación con producción de combustibles fósiles por ejemplo plástico .
  15. Promover espacios educativos para cocrear alternativas de adaptación a nuestro hogar planeta.
  16. Recordar y reconocer los saberes ancestrales de sociedades rurales que aporten al Buen Convivir socioambiental.
  17. Legitimación de autoridades tradicionales espirituales con sentipensares afines a la conservación de la Madre Tierra.

  Agenda para caminar hacia el Buen Vivir

Firmamos, el 17 de noviembre de 2015 en Territorio :

 Catherine Gómez. Escuelas de vida y Partido Alianza Verde

 Susana Velásquez. Corpocaldas

 Diana Patricia Latorre Niño, Luisa Fernanda Gutiérrez, Ignacio Guarnizo Velázquez. Pacto Mundial Consciente Ikwachenduna

 Sorany Franco Pérez. Fundación Pensilvania

 Lorena Henao Ángel. Prodiversitas Colombia.

 Luz María Chávez Echeverry. Iniciativa Colombiana mujeres por la paz

 Enrique Arbeláez Mutis. Federación de ONG’S ambientalistas de Caldas.

 Erika Muñoz Villarreal. Grupo de estudios jurídicos y sociojurídicos de la Universidad de Caldas, Pacto Mundial Consciente y Freskiemos el ambiente.

 Alejandra Gutiérrez. Ciudadana.

 Javier Gonzaga Valencia Hernández. Clínica Sociojurídica de interés público. Universidad de Caldas.

Patricia Botero-Gómez. Profesora Universidad de Manizales. Participante del Tejido de colectivos por la Comuna San José; Creapaz; comunidad Gallinazo por el Buen vivir de la montaña; Colectivo minga del pensamiento en defensa y liberación de la madre tierra; Campaña hacia otro pazífico posible por la paz como la sentipiensan los pueblos negros, afrodescendientes, palenqueros y raizales en rexistencia.

Natalia Giraldo Jaramillo. Antropóloga, Magíster en Áreas Silvestres y Conservación de la Naturaleza, Centro de Estudios Kumanday.

Juan Sebastián Blandón Rendón. Escuelas de Vida.

Marcela Gómez. Bióloga.

The fight against fracking in Latin America: experiences in Argentina, Bolivia, Colombia, Brasil and Mexico

Fuente: Alianza Latinoamericana Frente al Fracking.

ZAC fracking Latinoamerica

Friday, Decembre 11. Join us! Free entrance!

Presentations will be in English.

Zone D’Action Climat (ZAC) Au Centquatre 5 rue Curial, Paris 19th. Métro Rique, Ligne 7-atelier du sours sol. 10h-11h50.

La lute contre le Gas de Schiste ou fracturation hydraulique en Amérique Latine: experiences d’ Argentine, Bolivie, Colombie, Brésil et Mexique.

Vendredi 11 décembre.

Nous aurons traduction simultanée au francais.

MAP↓

PLAN-METRO-COP PARIS.jpg

 

Texto aprobado Comisión 5a proyecto de ley de ZIDRES

Fuente: Congreso de la República.

Descargue el proyecto de ley en este ENLACE. 

Puedes firmar la petición en CHANGE en este ENLACE.

Texto proyecto Zidres 2015

Cambio Climático y Desplazamiento Ambiental Forzado

Fuente: Proyecto de investigación: Desplazamiento Ambiental de la población asentada en la Eco-Región Eje Cafetero: Incidencia de factores asociados por efectos del Cambio Climático.

Puede descargar el documento completo en este ENLACE.

Desplazamiento ambiental y climatico

Documental sobre proyecto minero La Colosa, en Tolima

Fuente: Contravía.

“En los últimos 15 años, Colombia ha experimentado un boom minero sin precedentes en su historia. Cajamarca, conocida como la despensa agrícola del país, no ha sido ajena al paso de la locomotora minera.

Desde que la multinacional AngloGold Ashanti hizo pública en 2006 su presencia en la región miles de campesinas, campesinos y jóvenes ambientalistas del Tolima temen que la tercera productora de oro más grande del mundo les arrebate para siempre lo que consideran es su mayor riqueza: el agua, la biodiversidad, la tradición agricultora y la paz.

En la actualidad La Colosa se encuentra en su fase de exploración y proyecta extraer cerca de 28 millones de onzas troy de oro durante 31 años.

Para la Red de Comités Ambientales del Tolima, el proceso de explotación a cielo abierto mediante el lavado con cianuro de la roca extraída de la montaña, pone en riesgo importantes y sensibles ecosistemas naturales de la Zona de Reserva Forestal Central, del sistema de páramos Los Nevados, y fuentes hídricas como las cuencas de los ríos Coello y Combeima, que abastecen a poblaciones como Anime, Cajamarca, Doima, Piedras e Ibagué, entre otras.

Las comunidades campesinas de Cajamarca dicen que no pueden confiar en AngloGold Ashanti luego de que la multinacional mantuviera en silencio su presencia en la región durante cuatro años (entre 2002 y 2006) y temen que la multinacional repita allí los presuntos hechos de violación de derechos humanos, financiamiento de grupos paramilitares y contaminación de río por los que es cuestionada e investigada en otros países del mundo.”

En el Tolima se movilizaron alrededor de 68.000 Habitantes contra la locomotora minero-energética que pretende imponer el presidente Santos, sin embargo pese a este ser un tema que le compete al todo el país y a pesar de que la movilización fue multitudinaria y podría decirse, es la marcha mas grande en los últimos años en la historia de este departamento, los medios de mayor audiencia no registraron este hecho.

Libro Cambio Climático: lo que está en juego

Fuente: Manuel Rodríguez, Henry Mance, Ximena Barrera y Carolina García Arbeláez.

Puede descargar el libro en este ENLACE.

Cambio Climatico 2015

Una evidencia científica internacional abrumadora señala que, desde 1750, el planeta está experimentando un calentamiento neto y que, durante el presente siglo, continuará calentándose a consecuencia de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas por la acción humana, en
particular, la procedente del consumo de petróleo, gas natural y carbón. Este es, sin duda, el problema más grave en el campo ambiental y, según muchas autoridades, la mayor amenaza global para el desarrollo. En esta sección se exponen las causas del fenómeno y se examinan las razones y sinrazones de quienes no creen en el calentamiento global.