Fuente: SOMO-Indepaz

Este estudio documenta la dinámica de la propiedad y la concentración de la tierra en la Altillanura, subregión de la Orinoquía en Colombia, que limita con Venezuela y Brasil.
Esta subregión fuertemente afectada por el conflicto, fue priorizada por las administraciones de Uribe Vélez (2002-2010) y Juan Manuel Santos (2010-2018) como
epicentro para convertir a Colombia en un importante productor de alimentos y agrocombustibles.

La investigación se centra en las aproximadamente 25.000 hectáreas de tierra adquiridas para el “Proyecto El Alcavarán” (producción de etanol) de Bioenergy S.A.S. (Bioenergy) y
Bioenergy Zona Franca S.A.S. (BIO Z.F.) ubicado en Puerto López, un municipio del departamento del Meta. Tanto Bioenergy como BIO Z.F. son filiales de Ecopetrol, la
principal empresa petrolera de la que es accionista mayoritario el Estado. El análisis de las adquisiciones de tierras de Bioenergy ofrece un interesante estudio de caso sobre la
dinámica de la propiedad de la tierra y los complejos procesos políticos y legales en la concentración de tierras en la Orinoquía.

La investigación se llevó a cabo en el marco del Proyecto “Empresas multinacionales en zonas de conflicto” que el Centro de Investigación sobre Empresas Multinacionales
(SOMO) implementó en colaboración con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz). A través de ese proyecto, SOMO e Indepaz buscan contribuir al debate
y la definición de políticas que garanticen sinergias entre la economía campesina e indígena y las iniciativas empresariales a gran escala, en un entorno de tensiones entre la
construcción de una cultura de derechos humanos, sensibilidad al conflicto armado y construcción de paz en el sector empresarial, de una parte, y el acaparamiento de tierras de la globalización con fines productivos, de la otra.