Manifiesto de La Jagua contra modelo neocolonial extractivista minero-energético.

Fuente: Asoquimbo.

20131013232328-20131012-105335.jpg

Con una marcha, de afectados por el Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo y delegados de organizaciones sociales nacionales e internacionales, realizada desde el Poblado La Jagua, hasta el Municipio de Garzón Huila Colombia, concluyó el 12 de octubre de 2013 el Encuentro Internacional sobre Modelo Extractivista Minero Energético y por la Defensa de los Territorios.

En la Declaración Final se destacan: la exigencia de suspensión inmediata del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo de ENEL ENDESA, la solución de las demandas de los campesinos del Catatumbo, la convocatoria de Audiencia Temática sobre represas convocada por la CIDH, el respaldo de las luchas contra las grandes obras de generación de energía en Italia, las exigencias de las comunidades indígenas IXIL de Guatemala por la construcción de la represa de Palo Viejo de la ENEL, la inclusión de la cuenca del Magdalena en el Sistema Internacional de ríos Protegidos, el respaldo a las movilizaciones indígenas por la recuperación de nuestros territorios y el cese de asesinatos, desapariciones, desalojos, judicializaciones y amparos policivos para favorecer los intereses de las empresas transnacionales. El texto completo del Manifiesto de la Jagua:

Hoy reina en gran parte del mundo el modelo macroeconómico internacional, la llamada economía del mercado, la que a finales del siglo XVIII Adam Smith en su libro La Riquezas de las Naciones denominó la de la mano invisible. Estamos en el siglo XXI y a nivel mundial este modelo viene produciendo hambrunas; guerras de ocupación; concentración absoluta del poder económico y político en manos de bancos, corporaciones y multinacionales; desindustrialización; ejecución de proyectos minero-energéticos sin ninguna clase de consulta previa de las comunidades, cuyos modos de vida entran en contradicción con los intereses de ganancia máxima de las transnacionales causando graves afectaciones ambientales, de los tejidos sociales y de proyectos de vida; despojo de comunidades campesinas, indígenas y afro descendientes; privatización de recursos naturales y bienes públicos  acompasados del destierro y del desplazamiento forzado; desigualdades escandalosas entre los países y al interior de los mismos, acompañadas de corrupción rampante; desempleo de millones de seres humanos; firma de Tratados de Libre Comercio y adecuación de leyes para favorecer a las multinacionales; judicialización de  la propuesta popular; destrucción de vestigios prehispánicos y costumbres ancestrales; y una crisis económica social en todos los órdenes de la vida, al igual que entre los sectores populares de las metrópolis neocolonizadoras, causadas por el poder y la codicia del sector financiero, una verdadera molienda humana y de los entornos naturales.

Una de las expresiones más salvajes del mundo neoliberal es entonces ese modelo transnacional de despojo que destruye hombres, ríos, aire, tierras fértiles y alimentos, y condena a muchos al desplazamiento y la desaparición forzada o a masacres espantosas ejecutadas por el paramilitarismo en connivencia con las fuerzas militares del Estado para preparar la llegada de las Gigantescas multinacionales, además de convertir la soberanía nacional en ficciones, hoy realidad de a puño en gran parte en América del Sur, por supuesto en Colombia uno de los países más desiguales del mundo donde se regalan los recursos naturales a las empresas transnacionales que se llevan todo, no pagan impuestos , y gozan de exenciones tributarias y subsidios del Estado. Es decir, aquí el Estado paga a esos Goliat extranjeros para que se lleven las riquezas naturales del país, las que, como en la canción América del cantautor campesino huilense Fabián Loaiza “van volando a otras tierras / no son nuestras, no son nuestras/ y dejan sangre y dolor/ mientras tu pueblo  va respirando miseria” En este contexto el Estado se transforma en un simple mediador entre las multinacionales y las comunidades, pero, claro está, en calidad de cómplice de las primeras.

El caso del Quimbo aquí en el Huila, es emblemático e ilustrativo de algo que había pasado inadvertido: la transnacional Enel no es lo que parece y dice ser. No está en realidad interesada en producir energía, sino en lucrarse con negocios financieros derivados de las construcción de la represa, tales como la venta de bonos de carbono o permisos de contaminación a otras empresas aún más contaminantes, como se explicó en este evento. Los campesinos del Quimbo se preguntaron entonces entre sorprendidos e indignados: Y para eso es que están destruyendo el Magdalena, nuestras tierras que son las más fértiles del Huila, Nuestros proyectos de vida y de futuro de nuestros hijos? Si, así es. Todo eso se ha desmaterializado para convertirse primero en mercancía y después en esa abstracción de los bonos que se negocian en el mundo financiero. Como pasa en el universo de Don Quijote de Cervantes, donde el mago Frestón podía hacer que una cosa pareciera otra.

En síntesis, lo que se ha conseguido con este modelo neoliberal no es la riqueza de las naciones, sino más bien la pobreza de las naciones. Habría que decir entonces como el filosofo Daniel Bensaid “para que la mano invisible es preciso que el otro sea ciego”.

Los pueblos de América no somos ni hemos sido ciegos, ni sordos, ni mudos, ni insensibles, sino vendados y amordazados por gobiernos cipayos al servicio del gran capital. Ahora están cayendo vendas y mordazas porque hemos venido en un autodescubrimiento de lo que hemos sido y somos, y tenemos una visión propia y universal del porvenir. Estamos haciendo una especie de nueva Expedición Botánica que nos está revelando un continente bello, lleno de vida y de esperanzas, esa Tierra de Promisión de la que habló nuestro José Eustasio Rivera,  habitado por pueblos trabajadores, creativos y solidarios.

Estamos en resistencia de vida. Estamos en Plan de decidir sobre nuestras vidas y nuestros territorios. Es una movilización Mundial que exige de nosotros romper con el modelo de producción y consumo energéticos, hoy planteado como nueva forma de explotación. No estamos ya condenados a la soledad y al olvido, y de verdad que vemos, organizados y en unidad por encima de diferencias no esenciales, construyendo nuestra segunda oportunidad sobre la tierra. Es la defensa de la Madre Tierra, del territorio, de la especie humana, de la vida en todas sus manifestaciones, de los sueños y de las utopías hoy inéditas, pero sin duda realizables. Es un gran grito de lucha y coraje que resuena por selvas, montes, campos y ciudades contra el modelo neoliberal de muerte, odio, guerra, y destrucción que se oyó en todo el país durante el reciente paro agrario en boca de campesinos, indígenas, estudiantes, sindicatos, amas de casa, sectores consecuentes del clero, partidos y movimientos políticos identificados con las causas populares, entre otras, presagiando así la unidad del campo y la ciudad, en la vía de construir, ese país que queremos para acabar con ese viejo país que agoniza. Y cuando una realidad agoniza, pues ha pasado a ser innecesaria, irracional y ha perdido su razón de ser, es reemplazada por una nueva realidad vital.  Todo lo que existe merece perecer. Es decir, podemos reemplazar la Colombia que hoy existe construyendo desde abajo y entre toda esa Colombia que queremos, en donde ha de reinar el amor y no el odio, pues los seres humanos no estamos para el odio sino para el amor. Si, con eso soñamos, pero es una suerte de sueño con los pies bien puestos en la tierra. Nosotros soñamos una Colombia en paz en donde las comunidades disfruten del territorio y construyan sus imaginarios culturales, que no será posible con el modelo neoliberal expoliador y perturbador de la paz pública que predomina también en los discursos oficiales. Ya hemos abierto bien los ojos y el mundo de tinieblas y ceguera empieza a desviarse. Como escribió José Martí, “es hora de los hornos y no ha de verse más que la luz”.

El Encuentro Internacional concluye:

1      Rechazar  El Modelo Extractivista Minero –Energético impuesto  por las empresas transnacionales en nuestros  territorios con la complicidad de los Estados.

2      Exigir la suspensión inmediata del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo e indemnizar a todos los afectados por los daños causados.

3      Celebrar la realización de la primera Audiencia Temática sobre represas – caso Colombia- convocada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para el próximo 31 de Octubre en Washington.

4      Reconocer  y  respaldar las luchas contra las grandes obras de generación de energía en Italia, en especial la toma de la sede  de la Alcaldía de Archidosso en Tuscona por parte del Movimiento Monte Libre,  contra la explotación geotérmica del Monte Amiata. Además in memoria de las  1910 víctimas por la tragedia  Vajont el 9 de Octubre de 1963 condenar la irresponsabilidad de la empresa ENEL  causante del desastre.

5      Condenar el asesinato del dirigente Nelson Giraldo, la desaparición de Miguel Pabón, los desplazamientos  violentos de Estado, el despojo,  la destrucción de las cadenas productivas, de la seguridad alimentaria, de los proyectos de vida de las comunidades afectadas por la construcción de Represas y, especialmente, los integrantes del Movimiento Rios Vivos.

6 Respaldar las exigencias de las comunidades indígenas IXIL de Guatemala por la construcción de la represa de Palo Viejo de la ENEL

7      Solucionar de manera  inmediata  las demandas de los campesinos del Catatumbo y el cese del proceso de judicialización de sus líderes, en especial, el compañero César Jerez.

8  Rechazar el Plan Maestro de Privatización del río Magdalena y la inclusión de toda su cuenca en el Sistema Internacional de ríos Protegidos

9      Respaldar las movilizaciones de los indígenas previstas a partir del 14 de Octubre por la recuperación de los territorios, contra los Tratados de Libre Comercio y la política minero energética del Estado Colombiano.

10      Participar de la Cumbre Agraria Nacional con el propósito  de coordinar  las resistencias en torno a una sola Agenda por la defensa de los territorios y la construcción de una Política minero –energética, alimentaria, Soberana y Popular.

Movimiento Ríos Vivos (Colombia)

Asociación de afectados por el proyecto hidroeléctrico El Quimbo – ASOQUIMBO

Asociación de Zonas de Reserva Campesinas –Anzorc-

Asociación de Cabildos Indígenas del Cauca –ACIN-

El Sindicato de los trabajadores de la Industria de Energía Eléctrica de Florianopolis  y Región –SINERGIA-SC de Barzil

Red Stop Enel

Fórum  Italiano de los Movimientos por el Agua

Comisión Intereclesial  de Justicia y Paz

Comunidades de Guatemala afectadas por la represa palo viejo de ENEL

Expresiones de solidaridad:

Colombia Vive en Boston.

El sábado 12 de octubre nos reunimos en el Parque Azul (Piers Park) en East Boston en solidaridad con las luchas de resistencia pacífica de ASOQUIMBO (Asociación de Afectados por el Proyecto Hidroeléctrico del Quimbo) por la defensa de los territorios y de las comunidades afectadas por la construcción del mega-proyecto de las multinacionales Enel- Emgesa y por las políticas del Gobierno Colombiano que han generado desplazamiento en la región del Huila, Colombia.

 Vean el video:


About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s